Evite un recorrido fatal
Conozca cómo limpiar y desinfectar
adecuadamente el transporte de alimentos cárnicos

Para garantizar la protección de los alimentos cárnicos a lo largo de la cadena de producción y comercialización, hasta la entrega al consumidor final, se deben cumplir con ciertos puntos importantes para la protección de los mismos, esto con el fin de garantizar inocuidad de los productos y cuidar de la salud de los consumidores.

Partiendo de ello, las empresas alimentarias que intervienen en cada etapa de la cadena son responsables de adoptar todas las medidas a su alcance para que los productos alimenticios cumplan con estas normas de higiene, y para verificar que así sucede.

Por eso, es preciso que las empresas dedicadas a la industria cárnica desarrollen, pongan en práctica y mantengan actualizado un sistema de autocontrol basado en los principios del Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC).

Transporte de alimentos cárnicos, ¿qué se debe tener en cuenta?

El transporte es una etapa que se repite en sucesivas ocasiones a lo largo de la cadena alimentaria, y posibilita que los alimentos lleguen a nuestras mesas desde el lugar donde se producen.

Los alimentos cárnicos requieren de especial cuidado, pueden contaminarse o llegar a su lugar de destino en condiciones inapropiadas para el consumo, a menos que se tomen medidas de control durante el transporte. Por ello, se debe contar con sistemas de transporte adecuados para que los alimentos se mantengan seguros e idóneos para el consumo hasta el momento de la entrega.

Es esencial que se mantenga una comunicación adecuada entre el expedidor/fabricante, el transportador y el destinatario de los alimentos. Todos ellos comparten la responsabilidad de la seguridad de los alimentos en esta etapa de la cadena alimentaria. Los fabricantes o destinatarios de los alimentos deberán comunicar a los transportistas los procedimientos de control específicos para la seguridad de los alimentos que se requieren durante el transporte.

Además, se debe especificar las condiciones adecuadas en las que debe ser transportado un alimento según la categorización (algunos requieren más altas temperaturas para su conservación, y otros requieren temperatura ambiente para no ser alterados).

Por otro lado, algunos alimentos cárnicos requieren de contenedores especiales, se debe tener claridad sobre cuál es el tipo de recipiente en el que deben ser almacenados. Así se garantiza que su transporte sea el indicado y que llegue en las mejores condiciones al consumidor final.

Diseño y mantenimiento de vehículos o contenedores:

  • Deben ser diseñados y construidos de forma que permita una limpieza o desinfección adecuada. Cuando haya algún tipo de residuo o derrame, debe poder hacerse una limpieza profunda.
  • Cuando sea necesario, los receptáculos de vehículos o contenedores serán capaces de mantener los productos alimenticios a la temperatura adecuada y de forma que se pueda controlar dicha temperatura.
  • Los vehículos de las clases RRC, FRC y FRF, obligatoriamente instalarán un termógrafo en el interior de la caja.
  • No será obligatorio instalar un termógrafo, sino que será suficiente con un termómetro colocado en lugar fácilmente visible, cuando no se transporten productos ultracongelados, o cuando realicen distribución local.
  • Los productos alimenticios a granel en estado líquido, granulado o en polvo se transportarán en receptáculos, contenedores o cisternas reservados para su transporte. En los contenedores figurará una indicación, claramente visible e indeleble, y en una o varias lenguas comunitarias, sobre su utilización para el transporte de productos alimenticios, o bien la indicación «exclusivamente para productos alimenticios».
  • Los receptáculos o contenedores de los vehículos estarán, en todo momento, en condiciones adecuadas de mantenimiento, a fin de proteger los productos de la contaminación.
  •  

Productos indicados:

Para la limpieza y desinfección se deben usar productos ideales para cada uno de los espacios: detergentes, desinfectantes, desincrustantes, etc, según la necesidad. Cabe aclarar que es de suma importancia consultar si los productos usados deben cumplir con la condición de grado alimenticio.

En Grupo Suquimsa contamos con un amplio portafolio de productos de limpieza y desinfección ideal para los transportadores de alimentos cárnicos. Además, la línea JAX cuenta con lubricantes y productos para otras necesidades que son de grado alimenticio, es decir que no representan ningún riesgo en su aplicación. Ideales para ser aplicados en equipos y máquinas procesadores de carnes.

 

Si deseas conocer todos nuestros productos, te invitamos a visitar nuestra página web: www.gruposuquimsa.com también contamos con expertos que pueden brindarte asesoría personalizada si lo requieres. 

Equipo Digital

Equipo Digital

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email