¿Cómo lograr que tus pisos luzcan fantásticos sin morir en el intento?

Cuando cruzamos la puerta de una casa o de cualquier establecimiento comercial, los pisos y baldosas son la carta de presentación del lugar. Un espacio con el piso sucio, con polvo o con las juntas percudidas, nos da una muy mala impresión de la higiene del lugar. Por tal motivo es muy importante mantener tus pisos limpios y desinfectados para brindar confianza a tus visitantes. 

Los pisos en cerámica, porcelana, porcelanato, baldosa o cualquier otro material aportan elegancia y crean ambientes únicos y sofisticados, sin embargo, el cuidado, mantenimiento y limpieza es muy importante para tener un suelo brillante y que parezca nuevo.

Hoy queremos compartir contigo unas recomendaciones para que tengas en cuenta a la hora de limpiar tus pisos para que estos luzcan impecables a cualquier hora: 

Cómo cuidar la cerámica:

  • Barrer o aspirar de forma tradicional o usar lampazo con microfibra (para evitar trasladar el polvo de un lado a otro) toda la superficie hasta eliminar toda la suciedad o el polvo que se pueda acumular. Si usas lampazo, es recomendable aplicar FrestCuat, este productos es capaz de absorber el polvo, desinfecta y deja un aroma agradable. 
  • Si lo que quieres es dar un aumento de brillo, trapea con agua y una mezcla de desinfectante a base de agua que logre abrillantar a cerámica.  
  • Luego deberás enjuagar nuevamente con agua limpia y dejarlo secar. Por último, debes pasar un trapo o trapeador seco para dar el último toque, que le dará un brillo extra.
  • Las juntas de las baldosas son las más difíciles, pero para evitar un esfuerzo mucho mayor, puedes usar un producto que las despercuda definitivamente. Puedes aplicar BactiClean, frotar con la ayuda de un cepillo y listo, problema resulto. 

Cómo cuidar el porcelanato: 

  • Usar agua acompañada de un producto suave de limpieza, como, por ejemplo, un detergente neutro. No olvides enjuagar con abundante agua limpia.
  • Nunca utilices detergentes o limpiadores a base de aceite, grasa de animal o base jabonosa porque estos dejarán opaca la baldosa e irán perdiendo su brillo de a poco. 
  • Si tienes porcelanato con algún tipo de textura, su limpieza es más compleja, ya que el polvo y la suciedad se adhiere fácilmente a los bordes. En este caso se debe barrer en todas las direcciones para asegurarnos de retirar toda la suciedad. Luego se debe usar un detergente neutro y un cepillo de cerdas duras, para finalizar secando con un trapo.
  • Para limpiar el porcelanato pulido, usa un trapeador seco para retirar el polvo. No se recomienda usar ningún tipo de escoba o cepillo ya que se puede dañar el esmalte del azulejo. Luego usa agua con detergente neutro y limpia los azulejos con un trapo. Finaliza utilizando un paño limpio para secar el suelo y devolverle su brillo.

 

Recuerda la importancia de aplicar desinfectantes y luego aromatizar para que el aroma en tus espacios sea único. En Grupo Suquimsa contamos con cepillos ideales para limpiar hasta el último rincón de tus pisos y olvidarte de sufrir por incrustaciones de suciedad. Además, tenemos un amplio portafolio de productos para la limpieza y la desinfección de los pisos de tu hogar, restaurante, oficina, o cualquier otro lugar. ¡Visita nuestra página web y descubre todo lo que tenemos para ti!

Equipo Digital

Equipo Digital

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email